Skip to content

Estereotipos y Dogma Religiosa Dominan El Debate De Matrimonio Igualitario En El Senado Colombiano

April 24, 2013

El debate sobre matrimonio igualitario para parejas del mismo sexo fue debatido ayer en el Senado colombiano por segundo día en menos de una semana. El voto final se espera hoy. UPDATE: Se hundio 17-51 en el voto el dia del 24 de Abril 2013.

El mismo día, la Asamblea Nacional de Francia dio su aprobación final a matrimonio igualitario. Después de una semana donde Nueva Zelanda, Uruguay y el estado de Río de Janeiro en Brasil hicieronlo mismo, Colombia va en dirección opuesta. Los partidarios parecen ser superados en número por los opositores, aunque un número importante de Senadores que están oficialmente indecisos en ambos lados de la posición.

Los opositores se basaron principalmente en dogmas religiosas, estereotipos, y la tradición de excluir a las parejas del mismo sexo de la igualdad, mientras argumentaban de que representaran a los intereses de los niños que tienen derecho a ser criados por parejas heterosexuales idealizadas, ignorando al consenso científico de sociólogos, médicos y los profesionales terapéuticos que la orientación sexual no tiene nada que ver con la calidad de la crianza de los niños.

La Senadora del Partido Conservador, Alexandra Moreno Piraquive, declaró que ella hablaba “de parte de los niños y niñas,” en Colombia. Están traumatizados y tienen problemas de salud mental debido a las condiciones únicas de Colombia.” No explicó quien la designó a hablar de parte de los hijos, o cómo las condiciones violentas de Colombia justifican aún más la discriminación contra las personas LGBT. En respuesta, la senadora Inés Ramírez cuestionó cómo alguien que se preocupa por estos niños les negaría la oportunidad de ser adoptados en hogares amorosos y estables, no obstante la orientación sexual de sus padres.

Como el Senador Mauricio Ospina explicó, las unidades familiares madre-padre-hijos constituyen, según las estadísticas oficiales, sólo el 35% de las familias en Colombia. Exclusión del matrimonio no puede explicarse por el interés en los niños, sólo en la hostilidad hacia las personas LGBT.

En este informe que escribí, distribuido por el autor del proyecto, el senador Benedetti, a los senadores antes de su debate de ayer, el Senado fue informado de que existe un consenso científico de que la orientación sexual no tiene nada que ver con cómo uno de los padres plantea un niño. Ese consenso no es un argumento escogido al azar por mi parte. Es la posición oficial de las organizaciones más grandes, de mayor autoridad de los profesionales acreditados sociológicos, médicos y terapéuticos en los escritos de “amicus curiae” que se presentaron en la Corte Suprema de EE.UU. el 28 de febrero de 2013, a favor de la igualdad del matrimonio.

Mi informe identificó a los senadores la sentencia de 2012 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos [Karen Atala contra Chile, Serie C No. 239, 24 de febrero de 2012], al dictaminar que la discriminación por motivos de orientación sexual está prohibida por la Convención Americana sobre los Derechos Humanos, y que, como en este caso, las personas LGBT no se puede negar derechos parentales a causa de la orientación sexual. Senadores que apoyan la igualdad del matrimonio a menudo invocan la Declaración de los Derechos del Hombre (un nombre anticuado para un importante tratado que garantiza los derechos humanos), pero los opositores no dudaron en decir que, en repetidas ocasiones, que las parejas del mismo sexo no son iguales.

Sobre la base de este debate, los partidarios de matrimonio igualitario están bien posicionados ahora para presentar una nueva denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Actualmente, yo represento a un grupo líder chileno de derechos LGBT que presentó una denuncia el año pasado contra Chile porque sus tribunales negaron a las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio. En Chile, sin embargo, el principal candidato presidencial Michelle Bachelet anunció su apoyo a matrimonio igualitario unos días antes de que comenzara el debate en el Senado de Colombia, y la mayoría de los candidatos ahora están a favor de la igualdad en el matrimonio. Seguro que ya vienen denuncias de varios otros países que niegan matrimonio igualitario y se niegan a conceder a las personas LGBT igualdad, cuando hay un creciente consenso que sostiene que esa conducta es una violación directa de las obligaciones de derechos humanos garantizados por los tratados internacionales.

Mi informe también identificó a todos los estados y países de las Américas que han aprobado matrimonio igualitario, y los partidarios con frecuencia han citado a este progreso. Las Américas están realmente en la vanguardia de matrimonio igualitario, mientras que Europa se está imponiendo rápidamente en Francia y pronto Inglaterra, dos países de gran población. En la actualidad, el 37% de la población de las Américas vive en un estado, como el DF en México o Nueva York, en los EE.UU., o en un país, como Argentina, Canadá y Uruguay, donde se celebra los matrimonios entre personas del mismo sexo. Otro 30% de la población de las Américas vive en países como México y Brasil, que reconoce los matrimonios entre personas del mismo sexo realizados en otros lugares. Con casi el 70% de la población en los lugares donde ya se reconoce legalmente el matrimonio entre personas del mismo sexo, países como Colombia, si se lo niega el matrimonio igualitario, no sólo aparecen al revés e incivilizado, pero mantendrán su presencia en los “listas negras” de derechos humanos.

Mi informe también identificó a las empresas multinacionales, incluyendo a muchas que el gobierno colombiano ha solicitado y apoyado inversión en Colombia, que han entregado posiciones oficiales en favor al matrimonio igualitario en la Corte Suprema de los EE.UU.

Pero en lugar de los hechos, los falsos estereotipos fueron invocados en varias ocasiones por los senadores.

Un senador muy influyente del Partido Conservador, Roberto Gerlein, aprovechó la ocasión para hacerse eco de las declaraciones que hizo la semana pasada que el sexo entre hombres es “excremental”, y dijo esta semana que es “escatológico” (dijo que a él no le molesta el sexo entre mujeres), ademas lo describió como inane, e incapaces de producir la vida. Citó varios versículos de la Biblia. También denunció la “violencia” del supuestamente muy grande “lobby gay,” en referencia a un “besaton” en la Plaza de Bolívar, en frente del edificio del Capitolio. Parecía ignorar los asesinatos homofóbicos y palizas perpetradas contra personas LGBT, a menudo basadas en falsos estereotipos de que los gays son peligrosos para los niños, que resultan de la marginación legal de personas LGBTI.

También afirmó que el proyecto de ley de matrimonio igualitario estaba destinado a producir efectos devastadores en las mujeres colombianas, que son “santas” – “santas madres, esposas santas”, y así sucesivamente. No hizo ningún intento de explicarse, una de las muchas incongruencias incoherentes y viciosas que declaró sin pruebas o autoridad.

Gerlein me atacó personalmente también. Durante mi argumento de diez minutos la semana pasada en el recinto del Senado, yo introduje mi marido colombiano para mostrar mi conexión familiar con Colombia. Gerlein sarcásticamente afirmó que mi marido no puede ser un “esposo” o “narido” , a pesar de que, como ya informé, contraímos matrimonio legalmente en Nueva York en una ceremonia religiosa en la iglesia de San Bartolomé en Park Avenue, con ambas familias presentes. El senador Fernando Tamayo también me atacó personalmente, no pormi argumento de que los derechos de los homosexuales son derechos humanos, según las declaraciones de la Secretaria de Estado Hillary Clinton y el Presidente Obama, sino por llamarme un “gringo” y un “imperialista”. Nosotros, los gays, estamos muy familiarizado con este tipo de insultos y la intimidación.

El Senador José Darío Salazar hizo una afirmación infundada de que los homosexuales o el matrimonio gay, están destruyendo el medio ambiente. No hay nada más que decir al respecto.

La homofobia no fue discretamente manifestada para la mayoría de los senadores de oposición. Algunos afirmaron que el matrimonio no puede aplicarse a los simples “amigos”, que es todo lo que las parejas homosexuales son o pueden ser.

Un senador que conozco me dijo la semana pasada que no hay que desesperar, Colombia es como Texas, en supuesta referencia a la prevalencia de prejuicios. Una senadora dijo ayer que Colombia no es y nunca será como Dinamarca o Suecia, con un tono despectivo. Esas democracias occidentales civilizadas han aprobado la igualdad en el matrimonio, pero Colombia está en una guerra, dijo.

El senador Roy Barreras, que es el Presidente del Senado y líder del partido más grande, el “Partido de la U”, dice ser un defensor de la igualdad y del respeto a las personas LGBT, se opone al matrimonio sobre la base que les permitiría adoptar niños. Otros senadores señalaron que el proyecto de ley de matrimonio igualitario no pretende modificar las disposiciones de la adopción del Código Civil colombiano, en virtud del cual las personas se les permite solicitar la aprobación para su adopción en base a la idoneidad (sin ninguna referencia al estado civil u orientación sexual).

Barreras me pidió disculpas por declaraciones homofóbicas hechas por el activista Mario Cely, durante el debate del miércoles de la semana pasada. Yo le dije que reconozco en él como entre muchas personas ecuánimes dos impulsos contradictorios. En primer lugar un impulso fuerte y conveniente es de proteger la institución del matrimonio como una que crea un ambiente para criar a sus hijos – dos padres, leales el uno al otro y dedicado a sus hijos, con protección legal para la familia como una unidad económica. El otro es un impulso, a pesar de siglos de discriminación, de reconocer las personas LGBT como ciudadanos plenos que tienen todo el derecho a la igualdad y la dignidad. Barreras prometió incluso para apoyar la legislación de “uniones solemnes”, una especie de unión civil que eliminaría varias distinciones legales entre parejas heterosexuales y homosexuales, aunque no se han dado pasos concretos en esa dirección.

Incluso él, sin embargo, no pudo resistir el impulso de pensar que los niños sufren cuando no tienen padres heterosexuales – es decir, si los padres homosexuales tratan de criar a los hijos. Esta calumnia es falsa en muchos niveles, como ya informé anteriormente. Muchos niños nacen sin padres casados, en la actualidad alrededor del 25% en Colombia, según un reciente informe. Muchas parejas casadas que crían a sus hijos muy mal, con padres infieles que no pueden pagar la manutención de niños o abandonar a sus hijos por completo. Así que la imagen de la paternidad heterosexual perfecto es un mito, sin embargo, Colombia no hace ningún intento para limitar el matrimonio solo a los buenos procreadores, sólo hace para excluir a las parejas del mismo sexo, no importa lo bueno que podría ser como padres.

Intimidante en su segunda presencia en el recinto del Senado fue la Procuradora Delegada por la Niñez y la Familia, Dra. Ilva Myriam Hoyos, quien en la semana pasada presionó abiertamente a los miembros del Senado, sentada a mi lado en el Senado. Una fuente de noticias en línea, La Silla Vacia, publicó una foto de la pantalla de su Blackberry mostrando una conversación de chat en la que admitió hacer “lobby” y que la votación iba a ir a su manera a causa de lo que había dicho a los senadores.

La oficina del Procurador ha sido duramente denunciada por haber excedido manifiestamente a su autoridad al intimidar a los miembros del Congreso, cualquiera de los cuales puede ser descalificado si el Procurador presentará cargos contra ellos. El Fiscal General es el principal defensor de derechos humanos en la nación, sin embargo, hoy en Bucaramanga el está siendo honrado por su oposición homofóbica y mordaz de matrimonio igualitario y sus intentos de subvertir al Tribunal Constitucional. La decisión de este órgano en la Sentencia C577 de 2011 exhortó al Congreso antes del 20 de junio 2013, a legislar la igualdad cuando los notarios estarán autorizados a conceder las parejas del mismo sexo el derecho a contraer con el mismo valor jurídico.

En un debate en el que muchos senadores querían participar, el Vicepresidente del Senado que preside el proceso permitió a Gerlein de divagar durante 20 minutos, sin interrumpirle, mientras interrumpía periódicamente a los defensores de la igualdad del matrimonio después de los 5 minutos y a intervalos de 2 minutos después de eso. Entonces, una vez que habían escuchado las principales voces que se oponen, él unilateralmente anunció que la votación se retrasaría hasta hoy. Esto rápidamente elimino quorum en el recinto cuando muchos senadores se negaron a quedarse y a escuchara  los defensores de matrimonio igualitario.

Muchos se negaron a escuchar la retórica verdaderamente inspiradora del senador Benedetti, ponente del proyecto; Jhon Sudarsky del Partido Verde (denunciando el “prejuicio disfrazado de ciencia”); Luis Carlos Avellaneda del Polo Democrático Partido (que comparó posiciones de los oponentes a la “la doctrina racista en los EE.UU.  de “separados pero iguales” que fue rechazada en el caso Brown contra la Junta de Educación en 1953); y Luis Fernando Velasco, vocero del Partido Liberal (en un estado laico, como Colombia,  la dogma no puede convertirse en ley) . Sus miembros del partido son libres de votar su conciencia, mientras que el Partido de la “U” y los “conservadores” insisten a que sus miembros adherirse al voto lista, a pesar de que muchos miembros apoyan el proyecto de ley – incluyendo el autor del proyecto, el senador Benedetti.

Algunos senadores tentaron débilmente hacer unas interpretaciones legales. Muchos invocaron la Constitución de 1991, en la que el Art. 42 se refiere a la unión de un hombre y una mujer. Ellos se negaron a reconocer, como sostuve con ellos, que nada limita el matrimonio a un hombre a una mujer – palabras como “Limitado a” o “solo” nunca se usa en dicho artículo de la Constitución. También se negaron a reconocer que el Art. 42 debe ser reconciliado con las cláusulas de la misma Constitución que exigen la igualdad ante la ley y el cumplimiento con los tratados internacionales.

En general, los opositores son un a pobre reflexión de la dignidad de la gente Colombiana, y la amabilidad, el respeto, y la cortesía, que normalmente encuentro en este país como un miembro de una familia colombiana, un vecino, un inversionista, y un asesor legal internacional en este país.

Advertisements
No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: