Skip to content

The New Colombia: Financial Times Coverage and Popular Concerns

September 10, 2013

John Paul Rathbone at the Financial Times, an astute student of Colombia, shared a link today to an e-book version of FT’s reporting “The New Colombia.” Here is my observation at FT’s Facebook discussion about the e-book about where Colombia is – at a difficult crossroads:

As you know, I am in Colombia quite a bit. On the ground in Colombia, particularly outside the elite circles in Bogota (that is, in the elite circles outside of Bogota and the non-elite circles everywhere), the political future of Pres. Santos and of the potential peace deal is very bleak.

The security situation is unreliable and has become troubling in many places. The usual growing pains of a developing economy – resulting from bad (and not improving) wealth and income distribution – have me convinced that Colombia’s brilliant recovery is very much at a serious crossroads.

To restore confidence, several things need visible progress. Incomes for the working class must visibly be seen to grow – i.e., in settling farmer, miner and transport strikes. Second, demonstrated security gains are necessary, including visible policing to prevent ordinary crime and significant gains against the “bacrim.” (Santos needs to be seen returning to what made him a popular MinDefensa.) Third, all the talk about infrastructure projects has not materialized in actual projects and the population generally believes that roads will not be built but pockets will be lined (a la los Nule).

Will this cynicism be rewarded or will the population be surprised on the upside with new, ample, quality, modern roads and rails? “Mucha t’lin t’lin, pa’ nada paletas” is how people describe all the promises. “Buchipluma” is how they describe politicians.

Advertisements

Constitutional Court Re-Affirms Clarity of its Same-Sex Marriage Ruling; Rebukes Procurador General

July 19, 2013

My statement about today’s action by the Colombian Constitutional Court:

An extraordinary development occurred in the face of a developing Constitutional crisis in Colombia today. The President of the Constitutional Court not only refused the request of the Procurador General to nullify the Court’s two year old marriage ruling, but issued this statement boldly rebuking the Procurador for indignant and disrespectful attacks on the Court, and ordering him to comply with the Court’s decisions “timely and strictly.”

I am very encouraged by this remarkable step. After I argued in an address to the full Senate in Colombia that marriage equality is a human right, the Congress failed to act on the Court’s invitation to legislate equality for same sex couples within two years of its decision in June 2011. In the meantime, marriage equality has been spreading in Latin America and the rest of the world.

Yet, opponents in the Senate, and the Procurador, have used religious dogma and false and damaging stereotypes to perpetuate anti-LGBTI discrimination. Recently, the Procurador denounced the Court and threatened judges and notaries if they comply with the decision’s clear mandate that if the Congress failed to act, same sex couples could go to judges and notaries after June 20, 2013 to solemnize their unions on equal terms with opposite couples. Even today, the Procurador warned a convention where the great majority of notaries is meeting against following the decision, directly challenging the authority of the Constitutional Court’s ruling.

Today’s announcement makes it unmistakably clear that the Constitutional Court will not tolerate a disregard for its orders, and this is encouraging in protecting the rights of the LGBTI minority.

http://m.youtube.com/watch?feature=c4-overview&list=UU7UFjBb6UOeLQUajKBTSRqQ&v=yjPWe1tJRMg&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3DyjPWe1tJRMg%26feature%3Dc4-overview%26list%3DUU7UFjBb6UOeLQUajKBTSRqQ

http://www.corteconstitucional.gov.co/inicio/COMUNICADO%20PROCURADURIA%20GENERAL%20DE%20LA%20NACION.pdf

Estereotipos y Dogma Religiosa Dominan El Debate De Matrimonio Igualitario En El Senado Colombiano

April 24, 2013

El debate sobre matrimonio igualitario para parejas del mismo sexo fue debatido ayer en el Senado colombiano por segundo día en menos de una semana. El voto final se espera hoy. UPDATE: Se hundio 17-51 en el voto el dia del 24 de Abril 2013.

El mismo día, la Asamblea Nacional de Francia dio su aprobación final a matrimonio igualitario. Después de una semana donde Nueva Zelanda, Uruguay y el estado de Río de Janeiro en Brasil hicieronlo mismo, Colombia va en dirección opuesta. Los partidarios parecen ser superados en número por los opositores, aunque un número importante de Senadores que están oficialmente indecisos en ambos lados de la posición.

Los opositores se basaron principalmente en dogmas religiosas, estereotipos, y la tradición de excluir a las parejas del mismo sexo de la igualdad, mientras argumentaban de que representaran a los intereses de los niños que tienen derecho a ser criados por parejas heterosexuales idealizadas, ignorando al consenso científico de sociólogos, médicos y los profesionales terapéuticos que la orientación sexual no tiene nada que ver con la calidad de la crianza de los niños.

La Senadora del Partido Conservador, Alexandra Moreno Piraquive, declaró que ella hablaba “de parte de los niños y niñas,” en Colombia. Están traumatizados y tienen problemas de salud mental debido a las condiciones únicas de Colombia.” No explicó quien la designó a hablar de parte de los hijos, o cómo las condiciones violentas de Colombia justifican aún más la discriminación contra las personas LGBT. En respuesta, la senadora Inés Ramírez cuestionó cómo alguien que se preocupa por estos niños les negaría la oportunidad de ser adoptados en hogares amorosos y estables, no obstante la orientación sexual de sus padres.

Como el Senador Mauricio Ospina explicó, las unidades familiares madre-padre-hijos constituyen, según las estadísticas oficiales, sólo el 35% de las familias en Colombia. Exclusión del matrimonio no puede explicarse por el interés en los niños, sólo en la hostilidad hacia las personas LGBT.

En este informe que escribí, distribuido por el autor del proyecto, el senador Benedetti, a los senadores antes de su debate de ayer, el Senado fue informado de que existe un consenso científico de que la orientación sexual no tiene nada que ver con cómo uno de los padres plantea un niño. Ese consenso no es un argumento escogido al azar por mi parte. Es la posición oficial de las organizaciones más grandes, de mayor autoridad de los profesionales acreditados sociológicos, médicos y terapéuticos en los escritos de “amicus curiae” que se presentaron en la Corte Suprema de EE.UU. el 28 de febrero de 2013, a favor de la igualdad del matrimonio.

Mi informe identificó a los senadores la sentencia de 2012 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos [Karen Atala contra Chile, Serie C No. 239, 24 de febrero de 2012], al dictaminar que la discriminación por motivos de orientación sexual está prohibida por la Convención Americana sobre los Derechos Humanos, y que, como en este caso, las personas LGBT no se puede negar derechos parentales a causa de la orientación sexual. Senadores que apoyan la igualdad del matrimonio a menudo invocan la Declaración de los Derechos del Hombre (un nombre anticuado para un importante tratado que garantiza los derechos humanos), pero los opositores no dudaron en decir que, en repetidas ocasiones, que las parejas del mismo sexo no son iguales.

Sobre la base de este debate, los partidarios de matrimonio igualitario están bien posicionados ahora para presentar una nueva denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Actualmente, yo represento a un grupo líder chileno de derechos LGBT que presentó una denuncia el año pasado contra Chile porque sus tribunales negaron a las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio. En Chile, sin embargo, el principal candidato presidencial Michelle Bachelet anunció su apoyo a matrimonio igualitario unos días antes de que comenzara el debate en el Senado de Colombia, y la mayoría de los candidatos ahora están a favor de la igualdad en el matrimonio. Seguro que ya vienen denuncias de varios otros países que niegan matrimonio igualitario y se niegan a conceder a las personas LGBT igualdad, cuando hay un creciente consenso que sostiene que esa conducta es una violación directa de las obligaciones de derechos humanos garantizados por los tratados internacionales.

Mi informe también identificó a todos los estados y países de las Américas que han aprobado matrimonio igualitario, y los partidarios con frecuencia han citado a este progreso. Las Américas están realmente en la vanguardia de matrimonio igualitario, mientras que Europa se está imponiendo rápidamente en Francia y pronto Inglaterra, dos países de gran población. En la actualidad, el 37% de la población de las Américas vive en un estado, como el DF en México o Nueva York, en los EE.UU., o en un país, como Argentina, Canadá y Uruguay, donde se celebra los matrimonios entre personas del mismo sexo. Otro 30% de la población de las Américas vive en países como México y Brasil, que reconoce los matrimonios entre personas del mismo sexo realizados en otros lugares. Con casi el 70% de la población en los lugares donde ya se reconoce legalmente el matrimonio entre personas del mismo sexo, países como Colombia, si se lo niega el matrimonio igualitario, no sólo aparecen al revés e incivilizado, pero mantendrán su presencia en los “listas negras” de derechos humanos.

Mi informe también identificó a las empresas multinacionales, incluyendo a muchas que el gobierno colombiano ha solicitado y apoyado inversión en Colombia, que han entregado posiciones oficiales en favor al matrimonio igualitario en la Corte Suprema de los EE.UU.

Pero en lugar de los hechos, los falsos estereotipos fueron invocados en varias ocasiones por los senadores.

Un senador muy influyente del Partido Conservador, Roberto Gerlein, aprovechó la ocasión para hacerse eco de las declaraciones que hizo la semana pasada que el sexo entre hombres es “excremental”, y dijo esta semana que es “escatológico” (dijo que a él no le molesta el sexo entre mujeres), ademas lo describió como inane, e incapaces de producir la vida. Citó varios versículos de la Biblia. También denunció la “violencia” del supuestamente muy grande “lobby gay,” en referencia a un “besaton” en la Plaza de Bolívar, en frente del edificio del Capitolio. Parecía ignorar los asesinatos homofóbicos y palizas perpetradas contra personas LGBT, a menudo basadas en falsos estereotipos de que los gays son peligrosos para los niños, que resultan de la marginación legal de personas LGBTI.

También afirmó que el proyecto de ley de matrimonio igualitario estaba destinado a producir efectos devastadores en las mujeres colombianas, que son “santas” – “santas madres, esposas santas”, y así sucesivamente. No hizo ningún intento de explicarse, una de las muchas incongruencias incoherentes y viciosas que declaró sin pruebas o autoridad.

Gerlein me atacó personalmente también. Durante mi argumento de diez minutos la semana pasada en el recinto del Senado, yo introduje mi marido colombiano para mostrar mi conexión familiar con Colombia. Gerlein sarcásticamente afirmó que mi marido no puede ser un “esposo” o “narido” , a pesar de que, como ya informé, contraímos matrimonio legalmente en Nueva York en una ceremonia religiosa en la iglesia de San Bartolomé en Park Avenue, con ambas familias presentes. El senador Fernando Tamayo también me atacó personalmente, no pormi argumento de que los derechos de los homosexuales son derechos humanos, según las declaraciones de la Secretaria de Estado Hillary Clinton y el Presidente Obama, sino por llamarme un “gringo” y un “imperialista”. Nosotros, los gays, estamos muy familiarizado con este tipo de insultos y la intimidación.

El Senador José Darío Salazar hizo una afirmación infundada de que los homosexuales o el matrimonio gay, están destruyendo el medio ambiente. No hay nada más que decir al respecto.

La homofobia no fue discretamente manifestada para la mayoría de los senadores de oposición. Algunos afirmaron que el matrimonio no puede aplicarse a los simples “amigos”, que es todo lo que las parejas homosexuales son o pueden ser.

Un senador que conozco me dijo la semana pasada que no hay que desesperar, Colombia es como Texas, en supuesta referencia a la prevalencia de prejuicios. Una senadora dijo ayer que Colombia no es y nunca será como Dinamarca o Suecia, con un tono despectivo. Esas democracias occidentales civilizadas han aprobado la igualdad en el matrimonio, pero Colombia está en una guerra, dijo.

El senador Roy Barreras, que es el Presidente del Senado y líder del partido más grande, el “Partido de la U”, dice ser un defensor de la igualdad y del respeto a las personas LGBT, se opone al matrimonio sobre la base que les permitiría adoptar niños. Otros senadores señalaron que el proyecto de ley de matrimonio igualitario no pretende modificar las disposiciones de la adopción del Código Civil colombiano, en virtud del cual las personas se les permite solicitar la aprobación para su adopción en base a la idoneidad (sin ninguna referencia al estado civil u orientación sexual).

Barreras me pidió disculpas por declaraciones homofóbicas hechas por el activista Mario Cely, durante el debate del miércoles de la semana pasada. Yo le dije que reconozco en él como entre muchas personas ecuánimes dos impulsos contradictorios. En primer lugar un impulso fuerte y conveniente es de proteger la institución del matrimonio como una que crea un ambiente para criar a sus hijos – dos padres, leales el uno al otro y dedicado a sus hijos, con protección legal para la familia como una unidad económica. El otro es un impulso, a pesar de siglos de discriminación, de reconocer las personas LGBT como ciudadanos plenos que tienen todo el derecho a la igualdad y la dignidad. Barreras prometió incluso para apoyar la legislación de “uniones solemnes”, una especie de unión civil que eliminaría varias distinciones legales entre parejas heterosexuales y homosexuales, aunque no se han dado pasos concretos en esa dirección.

Incluso él, sin embargo, no pudo resistir el impulso de pensar que los niños sufren cuando no tienen padres heterosexuales – es decir, si los padres homosexuales tratan de criar a los hijos. Esta calumnia es falsa en muchos niveles, como ya informé anteriormente. Muchos niños nacen sin padres casados, en la actualidad alrededor del 25% en Colombia, según un reciente informe. Muchas parejas casadas que crían a sus hijos muy mal, con padres infieles que no pueden pagar la manutención de niños o abandonar a sus hijos por completo. Así que la imagen de la paternidad heterosexual perfecto es un mito, sin embargo, Colombia no hace ningún intento para limitar el matrimonio solo a los buenos procreadores, sólo hace para excluir a las parejas del mismo sexo, no importa lo bueno que podría ser como padres.

Intimidante en su segunda presencia en el recinto del Senado fue la Procuradora Delegada por la Niñez y la Familia, Dra. Ilva Myriam Hoyos, quien en la semana pasada presionó abiertamente a los miembros del Senado, sentada a mi lado en el Senado. Una fuente de noticias en línea, La Silla Vacia, publicó una foto de la pantalla de su Blackberry mostrando una conversación de chat en la que admitió hacer “lobby” y que la votación iba a ir a su manera a causa de lo que había dicho a los senadores.

La oficina del Procurador ha sido duramente denunciada por haber excedido manifiestamente a su autoridad al intimidar a los miembros del Congreso, cualquiera de los cuales puede ser descalificado si el Procurador presentará cargos contra ellos. El Fiscal General es el principal defensor de derechos humanos en la nación, sin embargo, hoy en Bucaramanga el está siendo honrado por su oposición homofóbica y mordaz de matrimonio igualitario y sus intentos de subvertir al Tribunal Constitucional. La decisión de este órgano en la Sentencia C577 de 2011 exhortó al Congreso antes del 20 de junio 2013, a legislar la igualdad cuando los notarios estarán autorizados a conceder las parejas del mismo sexo el derecho a contraer con el mismo valor jurídico.

En un debate en el que muchos senadores querían participar, el Vicepresidente del Senado que preside el proceso permitió a Gerlein de divagar durante 20 minutos, sin interrumpirle, mientras interrumpía periódicamente a los defensores de la igualdad del matrimonio después de los 5 minutos y a intervalos de 2 minutos después de eso. Entonces, una vez que habían escuchado las principales voces que se oponen, él unilateralmente anunció que la votación se retrasaría hasta hoy. Esto rápidamente elimino quorum en el recinto cuando muchos senadores se negaron a quedarse y a escuchara  los defensores de matrimonio igualitario.

Muchos se negaron a escuchar la retórica verdaderamente inspiradora del senador Benedetti, ponente del proyecto; Jhon Sudarsky del Partido Verde (denunciando el “prejuicio disfrazado de ciencia”); Luis Carlos Avellaneda del Polo Democrático Partido (que comparó posiciones de los oponentes a la “la doctrina racista en los EE.UU.  de “separados pero iguales” que fue rechazada en el caso Brown contra la Junta de Educación en 1953); y Luis Fernando Velasco, vocero del Partido Liberal (en un estado laico, como Colombia,  la dogma no puede convertirse en ley) . Sus miembros del partido son libres de votar su conciencia, mientras que el Partido de la “U” y los “conservadores” insisten a que sus miembros adherirse al voto lista, a pesar de que muchos miembros apoyan el proyecto de ley – incluyendo el autor del proyecto, el senador Benedetti.

Algunos senadores tentaron débilmente hacer unas interpretaciones legales. Muchos invocaron la Constitución de 1991, en la que el Art. 42 se refiere a la unión de un hombre y una mujer. Ellos se negaron a reconocer, como sostuve con ellos, que nada limita el matrimonio a un hombre a una mujer – palabras como “Limitado a” o “solo” nunca se usa en dicho artículo de la Constitución. También se negaron a reconocer que el Art. 42 debe ser reconciliado con las cláusulas de la misma Constitución que exigen la igualdad ante la ley y el cumplimiento con los tratados internacionales.

En general, los opositores son un a pobre reflexión de la dignidad de la gente Colombiana, y la amabilidad, el respeto, y la cortesía, que normalmente encuentro en este país como un miembro de una familia colombiana, un vecino, un inversionista, y un asesor legal internacional en este país.

Stereotypes and Dogma Dominate Colombian Senate Debate on Marriage Equality

April 24, 2013

The debate over marriage equality for same sex couples raged in the Colombian Senate yesterday for the second day in less than a week. A vote is due today. UPDATE: Colombia Senate rejects marriage equality 17-51.

On the same day the French National Assembly gave its final approval to marriage equality, and after a week that saw New Zealand, Uruguay, and Rio de Janeiro state in Brazil do the same, Colombia is going in the other direction. Supporters appear to be outnumbered by opponents, although a significant number of Senators are officially undecided from parties on both sides of the issue.

Opponents relied principally on religious principles, stereotypes, and the tradition of excluding same-sex couples from equality, while arguing that they represent the interests of children who have a right to be raised by idealized heterosexual couples, ignoring the scientific consensus of sociologists, medical, and therapeutic professionals that sexual orientation has nothing to do with the quality of parenting.

Conservative Party Senator, Alexandra Moreno Piraquive, declared that she spoke “for the little boys and girls,” in Colombia. They are traumatized and have mental health challenges because of Colombia’s unique” conditions. She did not explain who appointed her to speak for the children, or how Colombia’s violent conditions justify further discrimination against LGBT people. In response, Senator Inez Ramirez questioned how anyone who is concerned about these children would deny them the opportunity of being adopted into loving and stable homes, irrespective of their parents’ sexual orientation.

As Senator Mauricio Ospina explained, the mother-father-children family unit constitutes, according to official statistics, only 35% of the families in Colombia. Marriage exclusion cannot be explained by interest in children, only hostility to LGBT people.

In this Report I wrote, circulated by the bill’s author, Sen. Benedetti, to the Senators before their debate yesterday, the Senate was informed there is a scientific consensus that sexual orientation has nothing to do with how a parent raises a child. That consensus is not a cherry-picked argument on my part. It is the official position of the largest, most authoritative credited organizations of sociological, medical, and therapeutic professionals in the amicusbriefs they filed in the U.S. Supreme Court on February 28, 2013, backing marriage equality.

My Report identified to the Senators a 2012 decision of the Interamerican Court on Human Rights [Karen Atala v. Chile, Series C. No. 239, February 24, 2012], ruling that discrimination on the basis of sexual orientation is prohibited by the American Convention on Human Rights, and that, as in that case, LGBT people cannot be denied parental rights because of sexual orientation. Senators supporting marriage equality often invoked the Declaration of the Rights of Man (an antiquated name for a major early treaty guaranteeing human rights), but opponents did not hesitate to say, repeatedly, that same-sex couples are not equal.

On the basis of this debate, supporters of marriage equality are well-positioned now to file a human rights complaint at the Interamerican Commission on Human Rights. Currently, I represent a leading Chilean LGBT rights group which filed a complaint there last year against Chile for its courts’ refusal to permit same-sex couples to marry. In Chile, however, the leading Presidential candidate Michelle Bachelet announced her support for marriage equality a few days before the Colombian Senate debate began, and most of the candidates there are now in favor of marriage equality. Complaints are sure to come from other countries that deny marriage equality and refuse to grant LGBT people equality, as a growing consensus holds that such behavior is a direct violation of human rights obligations assured by international treaties.

My Report also identified all the other states and countries in the Americas who have approved marriage equality, and supporters frequently mentioned this progress. The Americas are actually in the vanguard of marriage equality, while Europe is quickly catching up with France and soon England, two large population countries. At present, 37% of the population of the Americas lives in a state, like the D.F. in Mexico or New York in the U.S., or a country, like Argentina, Canada, and Uruguay, where same-sex marriages are celebrated. Another 30% of the population of the Americas lives in countries, like Mexico and Brazil, that recognize same-sex marriages performed elsewhere. With almost 70% of the population in places where same-sex marriage is already legally acknowledged, countries like Colombia, if it refuses to grant equally, not only appear backward and uncivilized, but will maintain their presence on human rights “black lists.”

My Report also identified the multinational companies, including many that the Colombian government courts to invest in Colombia, who have called for marriage equality in their official positions in the U.S. Supreme Court.

But instead of facts, false stereotypes were repeatedly invoked by speakers.

One very influential Conservative Party Senator, Roberto Gerlein, used the occasion to echo statements he made last week that sex between men is “excremental,” saying this week it is “scatological” (he said he is less concerned with sex between women), as well as inane, and incapable of producing life. He cited several verses from the Bible. He also denounced the “violence” of the vastly-outnumbered “gay lobby,” referring to a “kiss-in” on the Plaza Bolivar in front of the Capitol building. He appeared ignorant of the homophobic murders and beatings perpetrated against LGBT people, often based on false stereotypes that they are dangerous to children that result from legal marginalization of gay couples.

He also claimed the marriage equality bill was intended to have devastating effects on Colombian women, who are “saints” – “saintly mothers, saintly wives,” and so forth. He made no attempt to explain that, one of many incoherent and vicious non-sequiturs he declared without evidence or authority.

Gerlein attacked me personally too. During my ten minute argument from the floor of the Senate last week, I introduced my Colombian husband to show my Colombian family connection. Gerlein snidely claimed my husband cannot be an “esposo” (spouse) or “marido” (husband), even though, as I reported, we have been legally married in New York and in a religious wedding at the Church of St. Bartholomew’s on Park Avenue, with both families present. Senator Fernando Tamayo Tamayo also attacked me personally, not for my argument that gay rights are human rights, as declared by Secretary of State Clinton and President Obama, but by calling me a “gringo” and an “imperialist.” We gay people are all too familiar with this kind of name-calling and bullying.

Senator Jose Dario Salazar made the unsupported claim that gays, or gay marriage, are destroying the environment. There’s nothing more to say about that.

Homophobia was not thinly-veiled for most opposing Senators. Several claimed that marriage cannot apply to mere “friends,” which is all that gay couples are or can be.

One Senator I know told me last week that I should not despair, Colombia is like Texas, referring to its backward and prejudiced majority. Another Senator yesterday said Colombia is not and never will be like Denmark or Sweden, with a derogatory tone. Those civilized Western democracies have approved marriage equality, but Colombia is in a war.

Senator Roy Barreras, who is the President of the Senate and leader of its largest party, the “U,” claims to be a supporter of equality and respect for LGBT people, while opposing marriage on the basis it would allow them to adopt children. Other Senators pointed out that the marriage equality bill does not purport to amend the Adoption provisions of the Colombian Civil Code, under which people are allowed to seek approval for adoption based upon suitability (without any reference to marital status or sexual orientation).

Barreras even apologized to me for the homophobic statements made by activist Mario Cely, and I explained that I recognize in him and many fair-minded people two conflicting impulses. First is a strong and desirable impulse to protect the institution of marriage as one that creates an environment to raise children – two parents, loyal to each other and dedicated to their children, with legal protections for the family as an economic unit. The other is an impulse, despite centuries of discrimination, to acknowledge LGBT people and that they are full and equal citizens entitled to respect, dignity, and legal equality. He promised even to support legislation for “solemn unions,” a kind of civil union that would eliminate most legal distinctions between straight and gay couples, although no concrete steps in that direction have been taken.

Even he, however, could not resist the impulse to think children suffer when they don’t have straight parents – that is to say, if gay parents try to raise children. This calumny is false on many levels, as I reported above. Many children are born without married parents, currently about 25% in Colombia, according to a recent report. Many married couples raise children very poorly, with philandering fathers who fail to pay child support or abandon their children entirely. So the image of perfect heterosexual parentage is a complete myth, yet Colombia makes no attempt to limit marriage to good procreators, only to exclude same-sex couples, no matter how good they might be as parents.

Intimidating in her repeat appearance is the Deputy Prosecutor General for Children and Families, Ilva Myriam Hoyos, who last week openly lobbied members of the Senate when she was seated next to me in the Senate. An online news source, La Silla Vacia (the Empty Seat), published a photo of her Blackberry screen showing a chat conversation in which she admitted to lobbying that that the vote was going to go her way because of what she had said to Senators.

The Prosecutor General’s office has been sharply denounced for grossly exceeding its authority and intimidating members of Congress, any one of whom can be disqualified from office by the Prosecutor if he brings charges against them. The Prosecutor General is the nation’s chief defender of human rights; however, today in Bucaramanga he is being honored for his homophobic and vitriolic opposition to marriage equality and his attempts to subvert the Constitutional Court. That body’s decision in Sentencia C577 of 2011 exhorted the Congress to legislate equality before June 20, 2013, when notaries will be authorized to grant same-sex couples the rights to contract for equal legal status.

In a debate in which many Senators wanted to participate, the Senate Vice President presiding over the proceedings allowed Gerlein to ramble on for 20 minutes, without interrupting him, while regularly interrupting proponents of marriage equality after 5 minutes and 2 minute intervals after that. Then, once the major opposing voices had been heard, he unilaterally announced that the vote would be delayed until today. This promptly cleared the chamber of a quorum as many Senators who refused to stay and hear proponents of marriage equality.

Many refused to listen to truly inspiring rhetoric from Sen. Benedetti, the bill’s sponsor, Jhon Sudarsky of the Green Party (denouncing “prejudice disguised as science”); Luis Carlos Avellaneda of the Polo Democratico Party (who compared opponents’ positions to the “separate but equal” racist doctrine in the U.S. that was rejected in Brown v. Board of Ed. in 1953); and Luis Fernando Velasco, spokesman for the Liberal Party (in a “lay state” like Colombia “dogma cannot become law”). His party members are free to vote their conscience, while the “U” Party and the “Conservatives” are strong-arming their members to adhere to party-line votes, even though many members support the bill – including the bill’s author, Sen. Benedetti.

Some Senators rather amateurishly tried their hand at legal interpretations. Many invoked the Constitution of 1991, in which Art. 42 refers to the marriage of a man and a woman. They refused to acknowledge, as I argued to them, that it nowhere limits marriage to a man a woman – it never uses words like “only” or “limited to.” They also refused to acknowledge that Art. 42 must be reconciled to the clauses in the same Constitution that require equality before the law and adherence to international treaties.

Overall the opponents were a very poor reflection on the dignity of Colombia and the kind, respectful, and courteous people of Colombia I typically meet, as a family member, neighbor, investor, and international legal advisor in the country.

Matrimonio Es Un Derecho Humano – Informe Al Senado Colombiano

April 22, 2013

Matrimonio Es Un Derecho Humano 

Informe de

Hunter T. Carter

Abogado en Nueva York y Washington, D.C.*

Entregado al Senado de la Republica de Colombia

 

*/Socio en Arent Fox LLP (Washington D.C., Nueva York, Los Angeles, San Francisco)

Co-Principal Abogado Denunciando al Estado Chileno Por Negar Matrimonio Igualitario en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos 

Egresado de la Facultad de Derechos, Universidad de Virginia (1988)

Co-Autor del Informe Sobre Derechos de Parejas del Mismo Sexo (2009) del Colegio de Abogados del Estado de Nueva York

Presidente actual del Comité De Asuntos Interamericanos del Colegio De Abogados de la Ciudad de Nueva York

Autor del blog Colombia Law & Business Post (www.colombialawbiz.com), inversionista, vecino, y familiar Colombiano

 

 

I.

Personas LGBTI Tienen Derecho A Niños

Según la Corte Interamericana de Derechos Humanos, es una violación de derechos humanos de negar derechos parentales a personas LGBTI por su orientación sexual. Corte IDH. Atala Riffo y Niñas v. Chile. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia del 24 de febrero de 2012. Serie C No. 239.

En este caso, las cortes chilenas negaron los derechos parentales de una jueza chilena, una lesbiana, por su orientación sexual. Afirmando que la Convención Americana de Derechos Humanos protege a personas LGBTI contra discriminación, la corte rechazo el argumento que por su orientación sexual, personas LGBTI no son aptas para derechos parentales.

Este mismo argumento se escuchó mucho en el Senado de Colombia el 17 abril de 2013. Este argumento es basado en estereotipos y mitos.

La sentencia en el caso de Atala Riffa salió en 2012, después de la Sentencia C577/2011 de la Corte Constitucional de Colombia, exigiendo al Congreso Colombia de eliminar el déficit de protección por familias encabezadas por personas del mismo sexo. Por eso, la Sentencia de la Corte Interamericana constituye una base adicional para obligar al Congreso de afirmar el derecho de matrimonio igualitario. La Convención Americana de Derechos Humanos se aplica al Congreso como una norma constitucional.

 

 

II.

Personas LGBTI Son Capaces y Aptos De Criar Niños –

La Orientacion Sexual De Los Padres

No Tiene Nada Que Ver Con El Bienestar De Un Niño

Según el organismo más destacado y acreditado de sociólogos en el mundo, existe un consenso científico que si un niño es criado por padres del mismo sexo o del sexo opuesto no tiene nada que ver con el bienestar de un niño:

Décadas de investigación en ciencias sociales metodológicamente sólidos, sobre todo múltiples estudios representativos a nivel nacional y la prueba pericial presentado en el tribunal de distrito, conforma que el bienestar positivo del niño es el producto de la estabilidad en la relación entre los dos padres, la estabilidad en la relación entre los padres y los niños, y los recursos socioeconómicos de sus padres. Si un niño es criado por padres del mismo sexo o del sexo opuesto no tiene nada que ver con el bienestar de un niño.

El consenso claro y consistente en la profesión de las ciencias sociales es que a través de una amplia gama de indicadores, los niños les va igualmente bien cuando son criados por padres del mismo sexo, en comparación con los niños criados por padres de sexos opuestos.

El derecho al matrimonio para parejas del mismo sexo y el reconocimiento federal de este tipo de matrimonios probablemente mejorara el bienestar de los hijos de padres del mismo sexo, al proporcionar estabilidad familiar mejorada.

La posición oficial de los organismos de médicos y terapéuticos más destacados y acreditados en el mundo* fue entregado en su “amicus” (posición oficial) a la Corte Suprema de los EE. UU. el 28 de febrero 2013. En resumen:

El debate en el pleno [del Congreso] sobre la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA) evidencia una desaprobación generalizada del Congreso a la homosexualidad. [Ejemplos: inmoral, depravado, antinatural, basado en la perversión, y un ataque a los principios de Dios.] Un Congresista dijo que es un “hecho fundamental e inevitable de la naturaleza humana” que el matrimonio heterosexual sea “la estructura ideal, en la que” hay que criar a los hijos.…

Estas declaraciones contrastan fuertemente con lo que muestra la evidencia científica sobre la homosexualidad, las parejas del mismo sexo y sus familias. La evidencia científica apoya la conclusión de que la homosexualidad es una expresión normal de la sexualidad humana; que los adultos gays, lesbianas, y bisexuales no experimentan su orientación sexual como una opción; que los gays y lesbianas forman relaciones estables y comprometidos que son equivalentes a relaciones heterosexuales en aspectos esenciales; y que las parejas del mismo sexo no son menos aptos que los padres heterosexuales para educar a los hijos y sus hijos no son menos sanos psicológicamente y bien adaptados que los hijos de padres heterosexuales. En pocas palabras, la afirmación de que el reconocimiento legal del matrimonio para las parejas del mismo sexo debilita la institución del matrimonio y perjudica a sus hijos es inconsistente con la evidencia científica.

 

*/ Academias de médicos, pediatras, psicólogos, psiquiatras, y trabajadores sociales:

American Psychological Association, American Academy of Pediatrics, American Medical Association, American Psychiatric Association, American Psychoanalytic Association, National Association of Social Workers.

 

 

III.

Discriminación por Orientación Sexual

Es Una Violación De Derechos Humanos

Garantizados Por La Convención Americana De Derechos Humanos

 

Personas LGBTI tienen derecho de fundar sus familias, es decir, elegir a quien quieren casarse y crear familias.

 

En la sentencia reciente Atala Riffo con Chile, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha sostenido, reafirmando su jurisprudencia, que bajo la Convención Americana no se admite discriminación basada en la orientación sexual, y que las familias encabezadas por personas LGBTI merecen protección:

 

[E]n la Convención Americana no se encuentra determinado un concepto cerrado de familia, ni mucho menos se protege sólo un modelo “tradicional” de la misma. Al respecto, el Tribunal reitera que el concepto de vida familiar no está reducido únicamente al matrimonio y debe abarcar otros lazos familiares de hecho donde las partes tienen vida en común por fuera del matrimonio.

 

En el caso Schalk y Kopf v. Austria, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos estableció claramente que las parejas del mismo sexo merecen gozar de “vida familiar,” ya que son familias bajo el concepto del Tribunal Europeo. Esta interpretación ha sido utilizada por el Sistema Interamericano en el caso Atala Riffo, ante la Corte Interamericana.

 

Sin lugar a duda, en base al artículo 17 de la Convención Americana y al artículo VI de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, el Estado debe proteger todos los tipos de familia, incluyendo las familias homosexuales, teniendo la obligación ineludible de ofrecer mecanismos institucionales para el mantenimiento del núcleo fundamental de la sociedad.

 

La Convención Americana garantiza igualdad ante la ley y protección contra discriminación por orientación sexual en el artículo 1.1 y el artículo 24. Mientras el artículo 1.1 se refiere a la no discriminación en el goce de los derechos reconocidos en la Convención Americana, el artículo 24 se refiere a la igualdad ante la ley de toda normativa interna del Estado. “En otras palabras, si un Estado discrimina en el respeto o garantía de un derecho convencional, incumpliría la obligación establecida en el artículo 1.1 y el derecho sustantivo en cuestión. Si, por el contrario, la discriminación se refiere a una protección desigual de la ley interna o su aplicación, el hecho debe analizarse a la luz del artículo 24 de la Convención Americana.”[2]

 

Junto con lo anterior, además del concepto de no discriminación, existen las llamadas categorías prohibidas, también llamadas categorías sospechosas, que son “criterios de distinción que son tan generalmente rechazados que resulta muy poco probable que una distinción basada en ellas pueda ser legítima.”[3] De esta forma, por ejemplo discriminar en base a la raza tiene una presunción de arbitrariedad extremadamente fuerte: “[D]e esta manera se puede decir que hay una carga probatoria más pesada para aquellos que pretenden legitimar una medida que implica una desventaja para, por ejemplo, mujeres, africanos o judíos.”[4]

 

Las categorías sospechosas, para efectos de la Convención Americana, están listadas en el artículo 1.1, estando dentro de ellas explícitamente el sexo e, implícitamente, la orientación sexual y la identidad de género.

 

Sobre estas últimas, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha reconocido su existencia y las ha declarado categorías prohibidas, interpretándolas desde el concepto de Artículo 1.1 de la Convención  “cualquier otra condición social”, así:

 

[L]a Corte Interamericana deja establecido que la orientación sexual y la identidad de género de las personas son categorías protegidas por la Convención. Por ello está proscrita por la Convención cualquier norma, acto o práctica discriminatoria basada en la orientación sexual de la persona. En consecuencia, ninguna norma, decisión o práctica de derecho interno, sea por parte de autoridades estatales o por particulares, pueden disminuir o restringir, de modo alguno, los derechos de una persona a partir de su orientación sexual.[5]

 

En el caso concreto, la diferenciación para optar al matrimonio se basa exclusivamente en dos categorías prohibidas – el sexo (los roles supuestamente tradicionales y limitados de cada género) y la orientación sexual – y resulta entonces que el Estado esta cargado con probar y fuertemente que existe una finalidad legítima para mantener la discriminación y que esta diferenciación es idónea, necesaria y proporcional. No se puede hacerlo por razón del consenso científico que la orientación sexual no tiene nada que ver con el bienestar de un niño.

 

La calidad de los padres tiene que ver con la calidad de los padres, y no con su orientación sexual. Por eso, generalizaciones – pronunciadas en el Senado Colombiano – que todos los homosexuales son incapaces de criar niños son injustificados científicamente y prohibido como violaciones de derechos humanos.

 

IV.

El Consenso Internacional En Las Américas y el Mundo

Para Matrimonio Igualitario

 

Los siguientes países o subdivisiones políticas otorgan derechos de matrimonio para parejas del mismo sexo.

 

País/Subdivisión                                  Población

 
Argentina                                            40.1 millones
Bélgica                                                11.1
Brasil 193.9 *
            Alagoas                                   3.1

            Bahia                                       14.0
            DF                                           2.6

            Rio de Janeiro                         6.3

            São Paolo                                11.3
            Piauí 3.1

Canadá                                                35.0
Dinamarca                                           5.6
España                                                 46.8

Estados Unidos:
            Connecticut                             3.6
            Iowa                                        3.0
            Maine                                      1.3
            Maryland                                 5.8
            Massachusetts                         6.5
            Nueva York                            19.4
            Vermont                                  0.6
            Washington                             6.7
            Distrito de Columbia              0.6

Islandia                                               0.3
Holanda                                              16.8
México 112.3 *
            DF                                           8.9
            Quintana Roo                          1.4
            Oaxaca                                    3.9

Noruega                                              5.1
Nueva Zelanda                                    4.4

Portugal                                               10.6
Sudáfrica                                             51.8

Suecia                                                  9.6
Uruguay                                              3.3

En 2013, los parlamentos de Francia (66 millones) e Inglaterra (63 millones), han fuertemente aprobado legislación matrimonial igualdad y será ley allí en los próximos meses.

 

De los aproximadamente 950 millones de habitantes de las Américas (del Polo Norte a Sur):
Aquellos que viven en lugares donde parejas del mismo sexo pueden casarse = 338.2 millones / 950 millones = 36%.

 

Aquellos que viven en lugares donde matrimonios de parejas del mismo sexo celebrados en otros lugares son protegidos por la ley = 269 millones / 950 millones = 28%.

 

Así que en total el 64% de la población de las Américas vive en lugares donde el matrimonio igualitario es aceptado.

 

¿Qué va a hacer Colombia (47 millones, un 5% de las Américas)?

V.
Destacados Grupos Oficialmente Apoyando

A Matrimonio Igualitario

 

El gobierno de Barrack Obama argumenta que leyes que clasifican según orientación sexual son sospechosas y merecen escrutinio elevado.

 

Varios congresistas y parlamentarios que votaron contra matrimonio igualitario arrepentieron sus votos. Por ejemplo, un amicus entregado en la Corte Suprema de los EE. UU. el 28 de febrero 2013 en el cual reconocieron su error, dijo el siguiente:

 

Cuando el Congreso aprobó a DOMA [la ley contra matrimonio igualitario], las parejas gay y lesbianas no podían casarse en ninguna parte del mundo. En algunos Estados era un delito tener relaciones homosexuales, invitando a una mayor discriminación contra los gays y las lesbianas en el trabajo, las relaciones familiares y de vivienda. Los hombres gay y las lesbianas estaban todavía a menudo retratados como mentalmente inestables, promiscuo sexualmente y moralmente deficiente.

En resumen, era un mundo diferente para los hombres gay y las lesbianas, y muchos estaban comprensiblemente renuentes a hablar abiertamente acerca de ellos mismos o sus familias. Varios Congresistas, al igual que los constituyentes que servimos, no conocían personalmente a muchas personas (en su caso) que eran abiertamente gay, y las actitudes mayoritarias hacia ese grupo minoritario eran visceralmente, a menudo temerosas y negativas.

Como resultado, cuando la cuestión de los matrimonios homosexuales surgió en el año 1996, las creencias reflexivas y el malestar acerca de las relaciones homosexuales dominaron el debate del Congreso.

 

 Empresas nacionales y multinacionales* respaldan a matrimonio igualitario, inclusive empresas invirtiendo en Colombia, entregado en la Corte Suprema de los EE. UU. el 28 de febrero 2013:

 Proposición 8 [el referendo en California prohibiendo al matrimonio igualitario] y  similares leyes estigmatizan a las parejas del mismo sexo. Estas leyes obligan a las empresas a enviar señales contradictorias sobre el tratamiento y el respeto de los hombres gays, mujeres lesbianas, y parejas del mismo sexo. Estas leyes [y] impiden actividades comerciales eficientes y productivas.

*/Abercrombie and Fitch, Adobe Systems Incorporated, Advanced Micro Devices Inc., Aetna, Alaskan Airlines, Alcoa, American International Group, Apple, Cisco Systems, Clorox, eBay, Facebook, Goldman Sachs, Google, Hewlett-Packard, Intel, Levi Strauss & Co., Marsh and McLennan Companies, Morgan Stanley, NCR Corporation, Nike, Office Depot, Oracle, Qualcomm, McGraw-Hill Companies, Tiffany and Co., Xerox, entre muchos otros:

 

Diversos grupos religiosos* insisten en la libertad de creencia para sus seguidores, que respaldan a matrimonio igualitario porque creen que es moralmente responsable, han entregado su posición  oficial en la Corte Suprema de los EE. UU. el 28 de febrero 2013 :


De acuerdo con un estudio de Public Religion Research Institute, la mayoría de los estadounidenses de los principales grupos religiosos tienen puntos de vista morales y teológicos positivos de los gays y lesbianas, incluyendo el 62% de los católicos, el 63% de los blancos protestantes, y el 69% de los ciudadanos con afiliación religiosa no cristiana.…

Muchos de los religiosos contados.. (incluyendo a los católicos romanos y muchas denominaciones de protestantes principales) tienen una mayoría de seguidores que están en desacuerdo con los líderes de su iglesia sobre esta cuestión. Mientras tanto, el 57% de los blancos protestantes y 50% de los católicos de América apoyan la ordenación de clérigos homosexuales y lesbianas.…

Por ejemplo, la jerarquía de la Iglesia Católica Romana se opone firmemente el matrimonio civil y religioso para parejas del mismo sexo. Sin embargo, la doctrina católica se une a las otras religiones principales en la afirmación de la dignidad humana fundamental de las personas gays y lesbianas, y pide el fin de “cualquier forma de injusticia, la opresión o la violencia contra ellos.” De acuerdo con esta, muchos católicos estadounidenses han llegado a favorecer la igualdad en el matrimonio: un sondeo realizado por el Foro Pew a finales del 2011 manifiestó que “entre los católicos en general, los que favorecen al matrimonio para parejas del mismo sexo había llegado a superar a rivales (52% frente a 37%).”

 

*/Obispos de la Iglesia Episcopal, La Iglesia Luterana Evangelica, La Iglesia Unida de Cristo, La Iglesia Metodista, Iglesia Unitaria Universalista, otras iglesias, y los principales organizaciones de judíos conservadores, reformistas, y reconstruccioncitas

 

Líderes conservadores respaldan a matrimonio igualitario porque matrimonio es la opción conservadora para familias encabezadas de personas LGBTI. Más de 100 líderes republicanos famosos, entre ellos varios ex gobernadores y congresistas actuales, han entregado su argumento en la Corte Suprema de los EE. UU. el 28 de febrero 2013 :

 El matrimonio fomenta los valores conservadores de la estabilidad, el apoyo mutuo y la obligación mutua.

Al igual que el Primer Ministro, David Cameron, “Los conservadores creemos en los lazos que nos unen, que la sociedad es más fuerte cuando hacemos votos el uno al otro y nos apoyamos mutuamente. Así, yo no apoyo el matrimonio gay a pesar de ser un conservador, estoy a favor del matrimonio gay porque soy conservador.

Entonces, cuando hablamos de la evolución de la mentalidad con respecto al matrimonio igualitario, se puede decir que esta grande, coherente, y respaldado seriamente.

 

 

VI.

México Respalda Fuertemente

A Los Derechos Igualitarios

De Parejas del Mismo Sexo de Casarse

 

La Corte Suprema de Justicia de la Nación en México publicó su Sentencia en Febrero del presente año, y fallo a favor de una pareja de mismo sexo del Estado de Oaxaca solicitando a matrimonio, y contra la ley Oaxacana que limitó el matrimonio a “solo un hombre y una mujer.”

 

Primero, reconoció la indudable evolución que ha ocurrido en el matrimonio y en familias. Refiriéndose a la sentencia de dicha Corte no. 2 de 2010, La Suprema Corte dijo el siguiente:

 

[E]ste Alto Tribunal aclaró que la protección de la familia que ordena la Constitución no se refiere exclusivamente a la familia nuclear que tradicionalmente ha sido vinculada al matrimonio: padre, madre e hijos biológicos. En dicho precedente, el Pleno afirmó que la Constitución tutela a la familia entendida como realidad social. Lo que significa es que esa protección debe cubrir todas sus formas y manifestaciones existentes en la sociedad: familias nucleares compuestas por padres e hijos (biológicos o adoptivos) que se constituyan a través del matrimonio o uniones de hecho; familias monoparental compuestas por un padre o una madre e hijos; familias extensas o consanguíneas que se extienden a varias generaciones, incluyendo ascendientes, descendientes y parientes colaterales; y desde luego también [inclusive] familias homoparentales conformadas por padres del mismo sexo con hijos (biológicos o adoptivos) o sin ellos.

 

En la “acción de inconstitucionalidad 2/2010”, entonces, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación “desvinculo” matrimonio y procreación:

 

El Pleno de este Alto Tribunal señaló con toda claridad en la acción de  inconstitucionalidad 2/2010 que “es un hecho innegable que la secularización de la sociedad y del propio matrimonio, así como la transformación de las relaciones humanas, han llevado paulatinamente a diversas formas de relación afectiva, sexual y de solidaridad mutua y, de ahí, a modificaciones legales en cuanto a la institución del matrimonio, que han derivado en la redefinición del concepto tradicional que del mismo se ha tenido en cada época y a su desvinculación de una función procreativa, como fin
del mismo.”

 

Desvinculado así, la única distinción entre parejas homosexuales y heterosexuales – heterosexualidad – no es una distinción relevante o valida, porque, en las palabras de la Suprema Corte:

 

“la institución matrimonial se sostiene primordialmente “en los lazos afectivos, sexuales, de identidad, solidaridad y de compromiso mutuos de quienes desean tener una vida en común”…

Para todos los efectos relevantes, las parejas homosexuales se encuentran en una situación equivalente a las parejas heterosexuales, de tal manera que es totalmente injustificada su exclusión del matrimonio.

 

Dado esa igualdad entre parejas, el matrimonio excluyente no sirve al objetivo constitucional de proteger y sostener a familias:

 

De acuerdo con lo anterior, la distinción legislativa impugnada no está ni directa ni indirectamente conectada con la única finalidad imperiosa que puede tener el matrimonio desde el punto de vista constitucional.

 

La Corte Mexicana vio a la exclusión de matrimonio claramente como el legado de prejuicio e intolerancia.  La Corte Mexicana destacó, entre otros, las siguientes desventajas sufridas por personas LGBTI históricamente:

 

acoso público, violencia verbal, discriminación en sus empleos y en el acceso a ciertos servicios, además de su exclusión de algunos aspectos de la vida pública.

 

La exclusión perjudicial es dañina porque se le niega a las parejas de mismo sexo muchos derechos. Dijo la Corte:

 

En este sentido, acceder al matrimonio comporta en realidad “un derecho a otros derechos”…

Entre éstos destacan los siguientes: (1) beneficios fiscales; (2) beneficios de solidaridad; (3) beneficios por causa de muerte de uno de los cónyuges; (4) beneficios de propiedad; (5) beneficios en la toma subrogada de decisiones médicas; y (6) beneficios migratorios para los cónyuges extranjeros.

Así, la exclusión de las parejas homosexuales del régimen matrimonial se traduce en una doble discriminación: no sólo se priva a las parejas homosexuales de los beneficios expresivos del matrimonio, sinó también se les excluye de los beneficios materiales…[de la ley]

 

La SCJN rechazó al argumento de que no había necesidad de “desfigurar” la institución de matrimonio porque existe la “posibilidad” de conceder distintas formas de protección familiar a parejas del mismo sexo. Estas “nuevas figuras jurídicas” constituirán una perpetuación de discriminación odiosa, paralela al racismo y la infama doctrina a “separados pero iguales”:

 

Aunado a lo anterior, no hay que perder de vista que el representante del Poder Legislativo argumentó en el agravio identificado con el número (1) que no había necesidad de “desfigurar” la institución de matrimonio, toda vez que existe la posibilidad de que el legislador conciba “nuevas figuras jurídicas” acordes a la realidad de las parejas homosexuales. Esta Primera Sala considera de suma importancia enfatizar que en esta parte el argumento también es infundado. Un planteamiento como ése resulta totalmente inaceptable en un Estado constitucional de derecho que aspira a tratar con igual consideración y respeto a todos sus ciudadanos.

 

En la misma manera que hemos hecho en nuestro Informe del Colegio De Abogados del Estado de Nueva York, la SCJN reconoció que distintas formas de protección familiar tienen mucho en común con la infama “doctrina de “separados pero iguales… surgida en Estados Unidos en el contexto de la discriminación racial de finales del siglo XIX.”

 

“[A]bolió la doctrina de “separados pero iguales” en uno de los precedentes más importantes de toda la historia constitucional de Estados Unidos: Brown v. Board of Education. En dicha sentencia se afirmó que la segregación de los niños en las escuelas públicas basada únicamente en la raza vulnera el derecho a la igualdad ante la ley…

 

Como la Corte Mexicana ha visto en la experiencia de racismo, el prejuicio contra homosexuales se manifiesta en estructuras sociales, y la Corte Mexicana llamó atención citó también a la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso de Karen Atala y sus niñas contra Chile.

 

es importante señalar que el impacto de la desigualdad que afecta a las parejas del mismo sexo es similar a la violencia estructural que afectaba a los afroamericanos en Estados Unidos. En este orden de ideas, la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Atala Riffo y niñas v. Chile también ha señalado que “los Estados deben abstenerse de realizar acciones que de cualquier manera vayan dirigidas, directa o indirectamente, a crear situaciones de discriminación de jure o de facto,” demás de estar obligados a “adoptar medidas positivas para revertir o cambiar situaciones discriminatorias existentes en sus sociedades, en perjuicio de determinado grupo de personas. Esto implica el deber especial de protección que el Estado debe ejercer con respecto a actuaciones y prácticas de terceros que, bajo su tolerancia o aquiescencia, creen, mantengan o favorezcan las situaciones discriminatorias.”

 

 

 

VII.

La Denuncia Contra Chile

En La Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Y La Potencial Para Una Denuncia Contra Colombia

 

Nuestra presente acción en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es por parte de una pareja de mismo sexo chileno, que se ha presentado a casarse, y parejas Argentinas y Canadienses que se han presentado a registrar sus matrimonios legales celebrados en estos países.


En nuestra Denuncia contra Chile, alegamos fundamentalmente los mismos puntos elaborados p aquí.  Nos basamos en las pruebas establecidas en varias cortes y entregadas por los organismos adreditados . Son los mismos puntos que argumenta el gobierno de Barrack Obama. Son los mismos puntos establecidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México. Son los mismos puntos establecidos en casos en México, Canadá, Sudáfrica, Brasil, y en cortes y parlamentos de varios otros países.

 

¿Denunciáramos a Colombia también si no cumple con sus obligaciones de asegurar los derechos humanos a las parejas del mismo sexo?

 

¿Como responderá el estado Colombiano?

 

¿Puede Colombia contradecir al consenso cientifico anunciado en el amicus de las academias y colegios de profesionales a la opinión profesional e investigaciones de la American Medical Association, American Psychological Association, American Psychiatric Association, American Sociological Association, American Academy of Pediatrics? Colombia inventará respuestas que cambiaran la mentalidad de los multinacionales que invierten en su país, como Goldman Sachs, Morgan Stanley, Facebook, Google, Apple?

 

¿Colombia negará al argumento de los Estados Unidos frente al ONU, pronunciado por la Secretaria del Estado Hillary Clinton y apoyado fuertemente por Presidente Obama, que “gay rights are human rights, and human rights are gay rights”? (Derechos gays son derechos humanos).

 

¿Será que el estado Colombiano responderá en la misma manera – o mejor – que Chile en el caso de la jueza Karen Atala y sus niñas? En la Comisión Interamericana, se argumentó que el principio establecido en el caso de Karen Atala es indistinguible del caso del matrimonio: las familias LGBTI tienen el derecho igual a los derechos de la familia como el derecho matrimonio. Chile ha aceptado la sentencia en el caso de Karen Atala.

 

Según Ban-Ki Moon, Secretario General de la ONU, los derechos de los homosexuales (como la igualdad en el matrimonio) constituyen quizás el mayor problema de derechos civiles y humanos de nuestros días. Es posible ver al fin de siglos de marginación, cuando ni siquiera era posible hablar del “amor que no atreve decir su nombre.” Por fin podemos hablar de ello abiertamente y objetivamente. Es posible evolucionar.

 

Esta conversación vital, celebrada con respeto y con base en principios jurídicos, conduce inevitablemente a una conclusión – que la exclusión del matrimonio sólo sirve para perpetuar estereotipos falsos, para denigrar y dañar a las familias reales.

 

El matrimonio se trata de la vida, el amor y la libertad.

 

Algunos teman que matrimonio homosexual resultaría en la “destrucción de la vida”. Es absurdo. Todo lo contrario: Es la homofobia y no el matrimonio homosexual que destruye a vidas.

 

Las personas LGBTI llaman por la libertad de amar a quien ellos elijan, sin opresión estatal o sanción negativa.

 

¿Como responderá Colombia?

 

Mi experiencia y perspectiva como un abogado al nivel internacional en América Latina me da confianza que Colombia mira hacia al futuro, y por eso responderá honestamente, con análisis basado en investigaciones y hechos, y justamente, sin prejuicios y mitos.

 

Colombia evolucionará y aceptará igualdad en el derecho a matrimonio para parejas del mismo sexo.

 


[2]Cfr. Caso Apitz Barbera y otros (“Corte Primera de los Contencioso Administrativo”) v.

Venezuela. Excepción preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 5 de agosto de 2008. Serie C No. 182, párr. 209. Corte IDH. Caso Barbani Duarte y Otros v. Uruguay. Fondo Reparaciones y costas. Sentencia de 13 de octubre de 2011. Serie C No. 234. Párr. 174.

[3] Palacios, Patricia. La No Discriminación. Centro de Derechos Humanos. Universidad de Chile. p. 36. Disponible en: http://www.cdh.uchile.cl/Libros/la-no-discriminacion.pdf.

[4] Palacios, Patricia. La No Discriminación. Centro de Derechos Humanos. Universidad de Chile. p. 37. Disponible en: http://www.cdh.uchile.cl/Libros/la-no-discriminacion.pdf.

[5] Cfr. Corte IDH. Atala Riffo y Niñas v. Chile. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia del 24 de febrero de 2012. Serie C No. 239. Párr. 91.

Marriage Equality Debate in the Colombian Senate – An Update

April 19, 2013

The Colombian Senate will vote Tuesday April 23 on a proposed law to give same-sex couples equal legal marriage rights (“marriage equality”).

The debate began on April 17, but was adjourned because the Congressional TV channel had to switch to the House of Representatives and Senators favored having the historic discussion on live national TV.

As designated by the bill’s sponsor, Senator Armando Benedetti, I was proud to argue from the well of the Senate that marriage is a human right protected by international human rights guarantees.

[My report (Spanish) to the Senate that marriage equality is a human right]

I was one of four non-Senators invited into the debate (the others were the mother of a gay man and two religious conservative opponents). One of the religious speakers was so disgusting and disrespectful that he was jeered by Senators and stopped by the Senate President. I followed him, and in response to his claim that gay men infect world with disease, I began my address to the 90 Senators present saying, “Relax, I am not here to infect you but to inform you.” It was a great honor and it was humbling to know that my family and friends were listening and supporting me, as were countless Colombia LGBTI people (many of whom sent me tweets and messages – thank you!)

The debate was marked by stereotypes and myths, particularly that same-sex couples should not be allowed to be parents, as expressed by the Senate’s President and the leaders of its biggest parties. The vote would be close but these leaders are requiring the parties to vote against the bill, not with their conscience. I received many expressions of support, and some in continued private dialogue, from many in those parties (the “U” and the Conservative parties).

Same-sex couples in Colombia are needed to come out publicly and support the bill and be heard in the press and in their families and workplaces to demythologize the hate rhetoric. There is a lot of misinformation and little logic in this very religiously dominated and heated discussion.

Multinational companies that backed marriage equality in the US Supreme Court should join us in calling on Colombia and the remaining countries of Latin America that do not yet support marriage equality to allow same-sex couples to take the same vows and enjoy the same rights and duties as opposite-sex couples.

Debate de Matrimonio Igualitario. Lo Que Usted Necesita Saber.

April 17, 2013

El Senado colombiano votará el 23 de abril sobre una propuesta de ley para dar a las parejas homosexuales el derecho de igualdad para el matrimonio. Esto es lo que los líderes colombianos en el sector legal y de negocios necesitan saber.

[Matrimonio Igualitario Es Un Derecho Humano – Mi Informe Al Senado]

¿Por qué esta este debate sucediendo ahora?

La Corte Constitucional de Colombia emitió un fallo en 2011 (Sentencia C577/11) que requiere que el Congreso actúe antes del 20 de junio de 2013, o de lo contrario parejas del mismo sexo podrán presentarse ante los notarios legales para contraer sus derechos legales de matrimonio. El Tribunal dictaminó que las parejas homosexuales tienen los mismos derechos legales para fundar una familia, pero hay un “déficit de protección legal” para estas parejas bajo la ley actual, y ordenó al Congreso de eliminar ese déficit desde el 20 de junio del 2013. El Tribunal previamente estableció que el derecho que se ofrece a las parejas heterosexuales de una unión no matrimonial reconocida legalmente, debe también concederce a parejas del mismo sexo.

Algunas personas afirman que la Constitución Política de Colombia y el Código Civil se refieren al matrimonio como una unión entre un hombre y una mujer, pero esto no justifica el punto que ellos piensan. La Constitución y el Código Civil fueron adoptados cuando no había ninguna consideración sobre matrimonios del mismo sexo, por lo tanto no se puede decir que el matrimonio homosexual fue deliberadamente prohibido. Además, la disposición no dice que “sólo” un hombre y una mujer pueden contraer matrimonio o conformar familia. La Corte Constitucional dice que parejas del mismo sexo sí se puede conformar familias igualmente a parejas de sexo opuesto.

Más importante aún, art. 13 de la Constitución garantiza la igualdad ante la ley. (Esto también es un derecho humano garantizado por la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que es vinculante para Colombia (ver más sobre esto más adelante). Permitir la igualdad matrimonial es la única manera de reconciliar las cláusulas de igualdad y familia; prohibir el matrimonio homosexual es hacer caso omiso total de la cláusula de igualdad y de inventar una intención de la cláusula para la familia que nunca existió.

El Matrimonio Igualitario es bueno para el sector empresarial

En los Estados Unidos la Corte Suprema y un numeroso grupo de conocidos empresarios entregaron un argumento oficial a favor del matrimonio igualitario. Estos incluyen, entre otros:

Abercrombie y Fitch, Adobe Systems Incorporated, Advanced Micro Devices Inc., Aetna, las líneas aéreas de Alaska, Alcoa, American International Group, Apple, Cisco Systems, Clorox, eBay, Facebook, Goldman Sachs, Google, Hewlett-Packard, Intel, Levi Strauss & Co., Marsh y McLennan Companies, Morgan Stanley, la Corporación NCR, Nike, Office Depot, Oracle, Qualcomm, McGraw-Hill Companies, Tiffany y Co., Xerox

Decenas más han anunciado que han firmado al argumento. (Otros argumentos fueron entregados, e incluso una serie de grupos religiosos, y algunos jugadores de fútbol!)

Estas empresas han tenido la experiencia, como empleadores, de estar obligados de implementar sistemas separados de empleo y beneficios para los empleados del mismo sexo y sus parejas. Esas sistemas ofenden sus políticas corporativas de igualdad, progreso y la competencia basadas en el mérito. Esas políticas existen por una razón: para atraer y promover la mejor mano de obra y mejores clientes. En pocas palabras, la intolerancia es mala para los negocios.

Parejas del mismo sexo no son mejores o peores padres

Hoy existe un “consenso científico” por sociólogos, pediatras, médicos, siquiatras, sicólogos y trabajadores sociales que la orientación sexual de los padres no tiene efecto sobre la orientación sexual de los niños o en la aptitud de los niños, la felicidad, o cualquier otra medida de rendimiento. Las organizaciones más respetadas en estos campos presentaron sus resultados de investigación y posiciones oficiales ante la Corte Suprema de los Estados Unidos en favor de la igualdad en el matrimonio, incluyendo:

Asociación Americana de Sicología, Academia Americana de Pediatría, Asociación American de Medicina, Asociación Americana de Siquiatría, Asociación Psicoanalítica Americana, y la Asociación Nacional de Trabajadores Sociales

Cualquier persona que diga que las personas LGBTI todos son peores padres que todos los heterosexuales, o aún el promedio, o que los niños se verán perjudicados por el matrimonio igualitario, están simplemente erróneas en la ciencia, probablemente a causa de algún estereotipo o mito. Consideren esto: las parejas del mismo sexo que aún no tengan hijos de otras relaciones anteriores, son bastante intencionales cuando deciden tener hijos, porque tienen que adoptar (esto requiere autorización) o utilizar reproducción asistida (esto por lo general requiere asesoramiento).

El Matrimonio Igualitario es importante para el progreso notable en Colombia

Colombia ha hecho una notable recuperación de un caso fracasado narco-estado, y en muchos aspectos es un país líder en América Latina.

América, a su vez, está a la vanguardia cuando se trata de la igualdad en el matrimonio. Canadá, Argentina, y Uruguay ahora permiten parejas del mismo sexo a contraer matrimonio, al igual que muchos estados en los EE.UU., México y Brasil. En México y Brasil, matrimonios del mismo sexo son reconocidos a nivel nacional. En total (véase el cuadro al final de este artículo), aproximadamente más del 35% de la población de las Américas vive hoy en una nación o una subdivisión política que permite a parejas del mismo sexo a contraer matrimonio, y otro 28% de la población vive en lugares donde los matrimonios del mismo sexo, celebrados en otras partes, se reconocen oficialmente. Eso equivale casi al 63% de la población del continente donde el matrimonio igualitario es bienvenido.

¿Será Colombia un país progresista y justo, o retrógrado, injusto, e incluso violento?

El debate de igualdad en el matrimonio ha estado marcado por las acciones valientes, por ejemplo del Senador Armando Benedetti, un patrocinador valiente y bien informado. También ha sido una vergüenza para algunos, como el defensor de los derechos humanos en Colombia, el Procurador, Alejandro Ordoñez quien dirige en campaña personal, de temática religiosa en contra del este proyecto de legislación – usando fondos públicos – a pesar de que no tiene un papel oficial en la legislación. El presidente del Senado, Roy Barreras fue expuesto por la firma de un acuerdo con un líder evangélico de no permitir la ley de Matrimonio Igualitario de ser sometida a votación o que se convierta en ley.

El presidente Santos ha mantenido oficialmente un silencio tímido sobre esta legislación, cuando sus homólogos de Francia, Estados Unidos, Uruguay e Inglaterra, entre otros países, han recientemente mostrado un admirablemente apoyo. El jefe del estado no puede eludir este importante asunto de carácter político y jurídico para el país.

Si Colombia no se alinea con los países del “primer mundo” y las grandes corporaciones multinacionales que apoyan el Matrimonio Igualitario, Colombia se marginará a sí misma como un país atrasado cuyo progreso se detendrá.

¿No es el matrimonio un asunto de procreación, y parejas del mismo sexo no pueden procrear?

Esto es falso y estereotípico de muchas maneras.

Las parejas que no desean tener hijos pueden casarse – a excepción de parejas del mismo sexo.

Las personas que no pueden tener hijos pueden casarse – a excepción de parejas del mismo sexo.

Las personas que ya tienen hijos pueden casarse – a excepción de parejas del mismo sexo.

Las personas que quieren adoptar niños pueden casarse – a excepción de parejas del mismo sexo.

Las personas que quieren o necesitan asistencia reproductiva pueden casarse – excepto parejas del mismo sexo.

Las personas que se casan y no procrear no pierden sus derechos en el matrimonio, en tanto que parejas del mismo sexo que procrean o que tienen hijos no pueden casarse.

Si el matrimonio está destinado a proporcionar una unidad familiar estable jurídica y económica, sólo parejas del mismo sexo no tienen el derecho de disfrutar de este. Y las parejas del mismo sexo con hijos – que hoy existen muchas, a propósito – no tienen la oportunidad de proporcionar la estabilidad jurídica y la protección que el matrimonio brinda a sus hijos.

Además, muchas parejas heterosexuales hacen familias terribles. Porcentajes enormes de niños nacen hoy fuera del matrimonio, las tasas de divorcio han estado subiendo constantemente, las familias han sido abandonadas por un número creciente de padres que no pagan manutención de sus propios hijos (incluso hay un término para ello – “padres no cumplidores”), y las tasas de infidelidad marital siguen subiendo. Pero el estado no hace nada para impedir que estos “malos procreadores” se casen. Solo se lo impiden a parejas del mismo sexo. Todas las parejas del mismo sexo no son menos aptas que la peor pareja de sexo opuesto.

El matrimonio no esta precisamente vinculado a la procreación. Ese argumento es una farsa para ocultar la verdad que sólo pretende excluir parejas del mismo sexo del matrimonio legal. No tiene la intención de ayudar a los niños, está destinado a denigrar, deshumanizar y degradar a las personas LGBTI. Perpetuar la exclusión matrimonio significa la continuación de siglos de opresión violenta y marginación a lesbianas y gays. Más crímenes de odio se cometen por motivos de orientación sexual que cualquier otra causa. Esto se conoce como “homofobia”, y el mundo será un lugar mejor, y Colombia será un país más decente, cuando la homofobia no exista.

La religión nos enseña que el matrimonio siempre ha sido entre un hombre y una mujer

En primer lugar, el derecho esta separado de la religión. La libertad de conciencia es una garantía contra las limitaciones impuestas simplemente por los preceptos religiosos de uno u otro grupo. Tales limitaciones impiden el libre ejercicio de la religión por gente como mi esposo (de origen colombiano) y yo, cuyos puntos de vista religiosos apoyan y fomentan a parejas del mismo sexo de contraer compromisos duraderos de amor y fidelidad ante Dios.

En cualquier caso, las encuestas muestran que la gente religiosa realmente apoyan el matrimonio igualitario, es sólo varios líderes religiosos los que se oponen.

Dicho esto, los conocedores de la Biblia encontrarán que esta defiende numerosos ejemplos de matrimonio, incluyendo la poligamia y el incesto, que contradicen el principio de “solo entre un hombre y una mujer”. Mucho se habla en la Biblia en apoyo de la esclavitud mientras no se dice nada en contra de parejas del mismo sexo que tengan relaciones amorosas y dedicadas. Jesús nunca dijo una palabra acerca de la homosexualidad. Nadie que reclama la autoridad bíblica puede citar un solo pasaje en la Biblia que requiera el matrimonio sólo entre un hombre y una mujer. Así que este argumento no sólo es jurídicamente inválido, es objetivamente erróneo en todos los sentidos.

En cualquier caso, lo que Jesús enseñó es amarnos unos a otros, perdonar y ser perdonados, y que sólo el que esté libre de pecado debe tirar piedras del castigo bíblico sobre los demás.

“Derecho Natural” – No Exige Matrimonio de Solo Un Hombre-Una Mujer

El derecho natural dice que lo natural es legal, y lo que no es natural sera illegal.

Lo que nos enseña la naturaleza es que el hombre y la mujer fueron creados, y se aman natruralmente; y de la misma manera, milliones de hombres gays y mujeres lesbianas fueron creados y existen en la naturaleza, y miembros de ambos grupos se aman naturalmente. Entonces argumentar el derecho natural exigiría reconocer y celebrar el amor natural que expresan las parejas del mismo sexo. Esto es natural. Lo que no es natrual es la homofobia.

En todo caso, se puede misinterpretar y misaplicar el derecho natural para causas offensivas. El ¨derecho natural¨ se usó para legitimar la esclavitud, la inferioridad de mujeres, y para que adultos no pudiesen disfrutar varios actos sexuales consensuales.

La ley que se aplica no es el derecho natural sino la Constitucion y la Convencion Americana de Derechos Humanos, que garantizan igualdad ante la ley, el derecho de crear una familia, y libertad de creencia.

Por qué las parejas homosexuales no puede aceptar “La Unión Solemne”

Algunas personas bien intencionadas, buscando una conciliación, se hacen esta pregunta, pero no se necesita mucho tiempo para descartarla como un insulto.

Si “las uniones solemnes” fuesen iguales al matrimonio, estas deberían llamarse “matrimonios”. No se llaman igual por que no son lo mismo. Las uniones solemnes, o uniones civiles, se proponen sólo para prevenir que parejas del mismo sexo sean legalmente casadas, de ser consideradas legalmente casadas, de tener el estatus social creado por la ley para las personas legalmente casados, y para evitar que tengan la estabilidad y la protección del matrimonio legal para sus unidades familiares.

Las uniones civiles han fracasado en todas partes, y más recientemente en Francia e Inglaterra, que han aprobado legislación matrimonial. Las uniones civiles son confusas: ¿Cuántos y cuales derechos están otorgados en estas uniones y que estado civil llevan? ¿No son estos derechos diferentes en diferentes lugares? ¿Están reconocidos estos derechos como matrimonio en otras jurisdicciones?

Existen numerosos casos documentados en los que estas preguntas fueron hechos reales. Varios de estos hechos se ajustan a esta descripción: una persona es llevada al hospital, su pareja – de mismo sexo – llega y trata de ayudar o consolar a su pareja en unión civil, y el hospital niega el acceso porque sólo los miembros de la familia – cónyuges – están permitidos. La persona muere, y la tragedia se magnifica por la terrible deshumanización del paciente y su pareja.

¿Por qué cualquier persona bien intencionada tiene la intención de infligir esas dudas dañosas a familias del mismo sexo? Después de una honesta reflexión, estas no pueden.

Espacios “separados pero iguales” fueron ofrecidos por los gobiernos racistas y otros en los EE.UU. como parte de una “resistencia masiva” contra la integración racial. Acuerdos de separación “Para el fondo del bus” y “solo para blancos / solo para negros” fueron políticas terriblemente desiguales, deshumanizadores y degradantes. Su intención era claro: reservar lo mejor para los blancos y hablar de boca para afuera sobre la igualdad. El “Apartheid” operó de manera similar. Al igual que la homofobia, ambas instituciones de separado-e-inferior producen y mantienen una atmósfera que legitima los ataques violentos y tratamientos degradantes hacia las inferiores, separadas-pero-supuestamente-iguales, personas. No tiene ese concepto ningún lugar en un país basado en la justicia y el orden.

Pero ¿qué pasa con el “progreso cuidadoso”– la adopción de cambios muy lentamente?

Este argumento debería avergonzar a cualquier persona que lo haga, ya que admite que existe una desigualdad perjudicial, pero al mismo tiempo retiene deliberadamente el remedio sin una razón clara y convincente, sólo la incertidumbre.

El Matrimonio Igualitario es en realidad un concepto bastante conservador

El Primer Ministro de Inglaterra, David Cameron, dijo que “no apoyo al matrimonio igualitario a pesar de ser conservador, pero porque soy conservador.” El matrimonio es acerca del amor, es cierto, pero también es acerca de hacer votos solemnes de apoyo y fidelidad. El matrimonio trata de compromisos que establecen y sostienen un hogar familiar. Decenas de legisladores que se oponían el matrimonio igualitario en los EE.UU. y Europa han anunciado su arrepentimiento por sus mensajes llenos de odio ahora que ven cómo parejas del mismo sexo están realmente construyendo familias.

“Los Derechos de los Homosexuales son Derechos Humanos”

Estas son las palabras ahora famosas de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en Ginebra, en el 2012.

Los derechos humanos son definidos por acuerdos internacionales como la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Esta famosa convención garantiza:

La igualdad ante la ley (art. 24)

Los derechos fundamentales (al matrimonio y la familia, a la intimidad) (art. 17.1, art. 17.3)

La libertad religiosa (art. 12)

El gobierno de Chile niega estos derechos humanos al negar solicitudes de matrimonio de parejas chilenas (incluidas dos parejas casadas legalmente en Canadá y Argentina).

Por eso he entregado una denuncia al estado chileno en la Comisión Inter-Americana de Derechos Humanos. En la actualidad, yo dirijo un equipo de 25 abogados en mi firma de 350 abogados, pro bono (gratis como un servicio público), en conjunto con mi co-asesor, Ciro Colombara, uno de los abogados de derechos humanos mas famosos en las Américas. Solicitamos a asegurar el matrimonio igualitario en todas las Américas.

El caso ya ha tenido efectos positivos: Michelle Bachelet, la principal candidata a la presidencia en Chile (2014-18), al igual que muchos otros precandidatos, ahora apoya firmemente el Matrimonio Igualitario. Confío plenamente en que retiraremos la denuncia contra Chile, ya que este país adoptará el Matrimonio Igualitario, al igual que todos los países progresistas en América.

¿Qué va a hacer el Congreso de Colombia?

¿Tendremos que denunciar el Congreso colombiano por violar los derechos humanos que la Corte Constitucional ha ordenado al Congreso de proteger?

Como abogado que ha dedicado mucho tiempo y pasión a la promoción del derecho y de negocios en Colombia, como un hombre que se casó con un hombre colombiano en una boda maravillosa en una iglesia importante de la ciudad de Nueva York (con nuestras familias plenamente presentes), como inversionista y vecino en Colombia, tengo la esperanza de que Colombia tendrá en cuenta el matrimonio igualitario honestamente – basado en hechos, no en mitos y estereotipos infundados – con justicia, equidad y apertura de mente, y aprobará el Matrimonio Igualitario para parejas del mismo sexo.

Pero si no es así, existen los tribunales para la defensa de los derechos humanos.

Tabla: Dónde parejas del mismo sexo pueden casarse (y población):

Estados Unidos:
Connecticut 3.6 millones
Iowa 3.0
Maine 1.3
Maryland 5.8
Massachusetts 6.5
Nueva York 19.4
Vermont 0.6
Washington 6.7
Distrito de Columbia 0.6
Mundial:
Argentina 40.1
Bélgica 11.1
Canadá 35.0
Dinamarca 5.6

Francia 66 millones
Islandia 0.3
Holanda 16.8
Noruega 5.1
Portugal 10.6
Sudáfrica 51.8
España 46.8
Suecia 9.6
Brasil 193.9 *
– Bahia 14.0
– São Paolo 11.3
– Alagoas 3.1
– DF 2.6
– Piauí 3.1
México 112.3 *
– DF 8.9
– Quintana Roo 1.4
– Oaxaca 3.9
Uruguay 3.3
Nueva Zelanda 4.4

En 2013, el parlamentos de Inglaterra (63 millones) ha fuertemente aprobado legislación matrimonial igualdad y será ley allí en los próximos meses.

¿Qué va a hacer Colombia (47 millones. un 5% de las Américas)?
De los aproximadamente 950 millones de habitantes de las Américas (del Polo Norte a Sur):
Aquellos que viven en lugares donde parejas del mismo sexo pueden casarse = 331.9 millones / 950 millones = 35%.
Aquellos que viven en lugares donde matrimonios de parejas del mismo sexo celebrados en otros lugares son protegidos por la ley = 269 millones / 950 millones = 28%.
Así que en total el 63% de la población de las Américas vive en lugares donde el matrimonio igualitario es aceptado.